Antioquia, Eje Cafetero y Chocó culminan Congreso Regional para la Paz

CdPueblos Noticias marzo 19, 2013

 

 

Congreso de los PueblosCon una asistencia de aproximadamente 250 personas, el Congreso Regional para la Paz de Antioquia, Eje Cafetero y Chocó arroja importantes acumulados hacia el encuentro Nacional del Congreso para la Paz. El contexto para la realización del Congreso Regional estuvo marcado por judicializaciones de campesinos que protestaban por la construcción del proyecto hidroeléctrico Ituango y la persecución a estudiantes de las universidades públicas de la ciudad.

 

 

El primer día, el trabajo deliberativo de  desarrolló en mesas en las cuales, a través de preguntas problematizadoras en 4 ejes -Conflictos rurales, conflictos urbanos, derechos de los pueblos y solución política- se logró avanzar a la construcción de mandatos y acciones colectivas regionales.

 

Leyder Perdomo de la Fundación Comité de Solidaridad con los Presos Políticos manifestó: “el trabajo del primer día consistía en profundizar en temas neurálgicos para la región y el país, tal como representa el hablar del papel de la sociedad en una negociación política del conflicto y la construcción de una solución política de carácter estratégico, es decir, de largo aliento para dar solución a las causas estructurales que originaron la confrontación bélica.” Además menciona que los mandatos construidos tienen una naturaleza territorial y que tienen la intención de recolectar insumos de cara al Congreso Nacional Para la Paz, a realizarse del 19 al 22 de abril.

 

En la segunda jornada de trabajo se socializaron los mandatos construidos y retomados en las mesas del 16 de marzo, dejando como resultado según Yolima Bedoya del Congreso de los Pueblos, importantes avances en materia de la lectura del contexto regional, siendo uno de los logros más importantes que varias iniciativas de la región, no solo el Congreso de los Pueblos se encontraran y avanzaran en los lazos de unidad y relacionamiento. Además, Bedoya señala que se logró posicionar un escenario del que la ciudad estaba necesitado, con el fin de que las organizaciones sociales y populares conversaran acerca de los mínimos para la construcción de un acuerdo hacia la paz.

 

En el espacio se compartieron diversas apreciaciones sobre la paz, qué es y cómo lograrla, además de la participación de los sectores populares en la negociación y la solución política.

 

Como grandes conclusiones, afirma Bedoya, se destaca la necesidad de un acuerdo nacional construido a partir de un diálogo a varias voces, con el objetivo de definir las condiciones necesarias para un camino hacia la paz, el tema de los presos políticos con relación a las condiciones de salud y cercanía con sus familiares, además del trato como tal, es decir como presos políticos. Además, se menciona que es muy importante el reconocimiento del estado como actor del conflicto armado y se identifica como requerimiento fundamental el desmonte de las estructuras paramilitares en los territorios.

 

En relación con el tema de los conflictos urbanos, se define la recuperación de  espacios públicos y memoria histórica como paso fundamental hacia la construcción de una identidad urbano-popular que no existe en las ciudades.

 

Finalmente, en el tema de conflictos rurales se define reafirmar los mandatos emanados de la instalación del Congreso Nacional de Tierras, Territorios y Soberanías en temas como el cese de las fumigaciones, los bombardeos y el respeto por los derechos de la madre tierra.