De Argentina a México: “Construir movimientos sociales urbanos de carácter nacional en cada país y articular”

CdPueblos Ciudad abril 7, 2014

Esta segunda jornada del Foro Social Urbano, Alternativo y Popular inició con una leve lluvia en la ciudad de Medellín. Los participantes que acampan en la sede de la ciudadela Robledo, de la Universidad de Antioquia, se apresuraron a mover sus carpas y refugiarse bajo el techo del coliseo, aunque no pasó de ser una muy leve lluvia. Eran las tres de la mañana, luego de la “falsa alarma” de tempestad pocos lograron conciliar el sueño, aprovechando para iniciar la jornada de este segundo día de Foro, comenzando con la primera actividad, el baño, seguida por la segunda, el desayuno. Ya listos, los participantes se trasladaron hasta la sede principal de la Universidad de Antioquia.

“Contextos y alternativas urbano-populares en América Latina”

El tema del panel, que abrió el segundo día de trabajo en este Foro fue el de contextos y alternativas urbano-populares en América Latina. Éste, por ser a escala geográfica de región continental, fue abordado por tres panelistas, dos de ellos de Argentina, Laura Venturini y Ramón Raggio, pertenecientes al Frente Popular Darío Santillán de Argentina y el otro panelista de México, Guillermo Rodríguez, quien es coordinador de la Alianza Internacional de Habitantes de América Central. El panel fue precedido por el profesor Oscar Calvo, quien empezó por dar la bienvenida al espacio y señalando que “tenemos la ocasión de pensar la ciudad, de pensarnos a nosotros mismos, de la mano de los compañeros que han venido de otros países de América Latina. Tenemos el escenario que no es solo esta ciudad (Medellín), sino la ciudad toda, sus comunas, sus barrios, sus calles, que precisamente nos permite re-leernos en la historia y pensar alternativas de construcción de futuro”.

Fue Guillermo Rodríguez, filósofo y sociólogo de la calle en palabras de Oscar Calvo, quien inició las intervenciones: “Me tocó ver cómo el desarrollo del capitalismo arrasó con mi pueblo, de nombre Iztatalco; arrasó con los sembradíos. Mi pueblo tenía 7 ríos que cruzaban por ahí, y lo que hizo el capitalismo fue enterrar los ríos para hacer las autopistas para dar paso al modelo industrial, que seguramente ustedes conocen mejor que yo, Y vi cómo desapareció esta ciudad en la que viví… y decidí trasladarme a la montaña y fundé un asentamiento que se llama Unión de Colonos de San Miguel de Otongo”. Fue algo así como un laboratorio de ciudad alternativa, sustentable y auto-determinada, diseñada desde sus habitantes y sus deseos. Este asentamiento tiene 150 mil habitantes y, según Guillermo, el 60% del asentamiento se compone de bosques, espacios verdaderamente públicos, verdes, deportivos y educativos. El restante 40% está destinado a las demás actividades de la ciudad. Según el panelista, esta experiencia evidencia que sí se puede hacer un experimento de nueva ciudad.

De México a Argentina

Laura Venturini compartió con los asistentes su experiencia en su país, en torno al tema de movimiento urbano y experiencia piquetera y cómo se construye movimiento social y movimiento político. Señaló: “Lo urbano es un terreno más de disputa para el cambio social, es aquel territorio que está asociado con las ciudades. Lo primero que se me ocurre es pensar en los barrios y en las barriadas populares que están de alguna manera excluidos, estigmatizados, que se encuentran ajenos a todos los centros administrativos, políticos y económicos que se concentran en las ciudades”. Ramón Raggio, también del Frente Popular Darío Santillán, compartió las luchas sociales de trabajadores desocupados, jóvenes, mujeres, en el 2001 y 2002, durante la crisis económica en Argentina. Relató cómo esas luchas fueron tomando forma hasta consolidar un movimiento político, de carácter nacional y multisectorial.

Al entrar el Panel en su etapa final, se compartieron diferentes experiencias sobre procesos urbanos del país. Una tras otra, cada intervención denunció las injusticias de banqueros, constructoras y politiqueros y la complicidad de la Justicia institucional. Además señalaron la falta de garantías para el ejercicio de los derechos políticos y sociales. Todas las exposiciones aludieron a la unidad y la fuerza que se puede desatar en la construcción de un movimiento social urbano, de carácter nacional, sin perder de vista los matices diferenciales entre las ciudades del país. La experiencia vivida en México y la construcción de movimiento social urbana en Argentina dan luces para el diálogo y las discusiones en el Foro Social Urbano, Alternativo y Popular y a todas las organizaciones sociales que confluyen en el evento, alrededor de las alternativas frente a la crisis de la ciudad del modelo de desarrollo actual.