II Congreso Regional de Paz, Redunipaz. Nodo Antioquia

DECLARACIÓN OFICIAL

Es necesario generar, desde todos los sectores de la sociedad, con el apoyo de la Educación Superior, las condiciones para profundizar la real participación de la sociedad, en la construcción de País plural, sustento básico al hablar de Paz.
El II Congreso Regional de Paz, celebrado en la ciudad de Medellín los días 14 y 15 de Mayo de 2015 y que contó con la participación de 5 ponentes internacionales, más de 20 ponentes Nacionales adscritos a grupos de investigación, 15 ponentes Locales, organizaciones sociales y populares, así como un total de 500 asistentes que se movieron en los diferentes escenarios y espacios, deja expresa de manera pública su sentir en torno a la urgente necesidad de generar, desde todos los sectores de la sociedad y con el apoyo decidido de todo el sistema educativo y sobre todo de la Educación Superior, las condiciones para fortalecer y profundizar la democracia, garantizando una real participación en la construcción de País plural, sustento básico al hablar de Paz.

1. Comprender la Paz como un derecho y una obligación de todos los colombianos-as, que posibilite construir proyectos propios, lo que implica el respeto y protección de las diversas manifestaciones, cosmovisiones y formas de entablar relaciones entre sí, y con la Naturaleza.

2. Urge caracterizar y develar un modelo de exclusión que impera en Colombia. Se trata de una estructura arraigada en nuestras formas de relacionamiento, reforzadas por los medios de comunicación, las relaciones de poder vertical en las instituciones, en la manera como el Estado se relacionan con los Sujetos, una seria de formas y formatos que nos alejan de la posibilidad de construir Sujetos Políticos conscientes, libres, con una escala valórica propia desde la cual se sustente proyectos de sociedad autónomos.

3. Superar el uso de las diversas formas de violencia. La violencia no puede ser la única vía para solucionar los conflictos interpersonales, sociales y estructurales; no puede ser la forma de relacionarnos con la naturaleza y como forma de acallar la diferencia buscando legitimar un solo y hegemónico modelo económico, político y social. (En este punto debemos informar y rechazar las Amenazas proferidas, en pleno desarrollo del Congreso: a la Fundación Forjando Futuros, por su trabajo en el tema de Restitución, a los y las reclamantes de Tierras de Urabá, a los docentes y estudiantes en Bogotá por parte de la Águilas Negras,  así mismo, se nos informó en pleno desarrollo del Congreso, del Bombardeo indiscriminado, que el Ejercito realiza en Anorí (Antioquia) afectando a comunidades Campesinas estigmatizadas)

4. La tierra y el territorio son ejes de disputa, en donde impera un modelo de concentración de la tierra, la propiedad y la riqueza. Dicho modelo acude entre otras estrategias, a la eliminación de comunidades entera de campesinos, indígenas, negras, raizales, mestizas, además de las estrategias políticas y jurídicas que con su lenta aplicación, dilación e incumplimiento, además de la invisibilización en muchos casos, hacen del Estado, no una instancia de solución, sino un cómplice por acción o por omisión.

5. La verdad es un frente de confrontación.  Los medios masivos de comunicación, sus financiadores y propietarios tiene gran responsabilidad en desinformar a la población, orientar no la razón sino la emoción irracional, siempre hacia el odio, la guerra, la confrontación; urge la consolidación de medios éticos, plurales, populares, comunitarios, democráticos, que informen y formen criterios reales para construir sentido y realidad.

6. Compartimos la importancia de una presencia más activa y directa de la sociedad en los procesos que se adelantan en la Habana y de exploración con el ELN.

Urge como imperativo.

7. Articular y planear las diversas luchas y resistencias populares en la búsqueda de condiciones de vida digna (salud, educación, defensa del territorio, respeto por la diferencia, derecho a la ciudad, respeto de los derechos de las personas privadas de la libertad, el reconocimiento del contradictor, entre otros).

8. Recuperar y fortalecer la tarea real e histórica de los centros de educación superior:

· Como centros de formación de sujetos políticos conscientes capaces de contribuir al fortalecimiento y articulación de los procesos organizativos sociales y populares en el diseño, acuerdo y consolidación de un proyecto propio de sociedad digno y dignificante.

· Fortalecer la investigación para la construcción de la memoria histórica al servicio de recuperación de la verdad social, política, económica que devele las causas estructurales del conflicto armado en el que se analice además, el grado de responsabilidad por acción u omisión del Estado y su articulación con los demás sectores de la sociedad.

· Formación política y ética de la sociedad, que incluya procesos formativos populares.

Saludamos y celebramos toda posibilidad de abrir espacios para construir Paz:

9. Son muy importantes los avances consolidados y materializados en los tres acuerdos, como los puntos en el tema de víctimas,  en los diálogos que se realizan entre las FARC-EP y el Gobierno Nacional, esperamos allí se impulse aún más, la participación directa y real de la comunidad en función de la construcción de proyectos conjuntos de sociedad.

10. Abogamos por un desescalamiento del conflicto armado que posibilite un cese bilateral lo más pronto posible, para generar ambiente propicio para la participación social y popular hacia condiciones de vida digna, justicia social y ambiental estables y duraderas.

11. Saludamos los avances y la positiva iniciativa, así como los constantes llamados del ELN al expresar públicamente su disposición de iniciar un acercamiento con el Gobierno Nacional y con la Sociedad para abrir caminos de diálogo en un espacio alterno.

Reiteramos en ambos casos y escenarios, que la Paz se construye en y con las comunidades, bajo ésta claridad ponemos a disposición la Red Universitaria por la Paz, siempre al servicio de éste loable propósito para construir metodologías, espacios y rutas para consolidar éstas metas.

El II Congreso Regional de Paz se compromete así, en la tarea de construir condiciones y escenarios de Paz estable y duradera, con justicia social y ambiental, que recoja la diversidad, bajo el respeto de la diferencia, y la naturaleza, en clave territorial, y en la abierta construcción de otra sociedad posible, todo encaminado hacia la efectiva consolidación de un proyecto autónomo de País que recoja los diversos proyectos de sociedad.

Nota: Invitamos a todos y todas, al VII Congreso Nacional – Internacional de Paz, a realizarse en la ciudad de Ibague, del 21 al 23 de septiembre, para continuar construyendo propuestas diversas para un nuevo país plural.

Suscriben:

KAVILANDO

PAZ CON DIGNIDAD

UNIVERSIDAD DE SAN BUENAVENTURA MEDELLIN

UNIVERSIDAD MINUTO DE DIOS

UNIVERSIDAD AUTÓNOMA LATINOAMERICANA

ESCUELA SUPERIOR DE ADMINISTRACIÓN PÚBLICA

UNIVERSIDAD CATÓLICA DE ORIENTE

INSTITUTO PARA EL PENSAMIENTO Y LA CULTURA EN AMÉRICA LATINA (IPECAL, MÉXICO)

ESUMER

UNICLARETIANA

UNISABANETA

REDUNIPAZ, NODO CENTRO

FRENTE AMPLIO POR LA PAZ

JUVENTUD COMUNISTA

INTERNATIONAL PEACE BUREAU – IPB GENEVA

MOVIMIENTO DE PRESOS POLÍTICOS, CAMILO TORRES RESTREPO

CONGRESO DE LOS PUEBLOS