[Denuncia] Amenazas e intimidaciones contra miembros del Congreso de los Pueblos

En los últimos meses varios miembros de nuestro Movimiento, han sido judicializados; otros activistas han sufrido seguimientos en sus lugares de residencia y trabajo…

 

Bogotá, 24 Julio de 2018.

 

NO CESAN HOSTIGAMIENTOS, AMENAZAS E INTIMIDACIONES CONTRA MIEMBROS DEL CONGRESO DE LOS PUEBLOS Y SUS FAMILIARES

 

El Congreso de los Pueblos denuncia nuevamente ante la sociedad, el Estado Colombiano y la comunidad internacional, los graves hechos de estigmatización amenaza e intimidación contra nuestros integrantes.

En los últimos meses varios miembros de nuestro Movimiento, han sido judicializados; otros activistas han sufrido seguimientos en sus lugares de residencia y trabajo; sus documentos de identidad han sido fotografiados arbitrariamente en supuestos procedimientos rutinarios de la policía; se han presentado ingresos o acercamientos de uniformados a sus sitios de habitación bajo supuestas quejas de vecinos o personas sin identificar. Esta situación se presenta, mientras en el país arrecia la persecución contra distintas organizaciones populares. La cifra de defensores y defensoras asesinadas supera las 400 personas, desde 2016.

En este contexto, tiene ocurrencia un nuevo hecho de intimidación y agresión, esta vez contra el compañero Sebastián Quiroga Pardo, joven activista de la ciudad de Bogotá, politólogo de la Universidad Nacional de Colombia, quien ha sido negociador de la Cumbre Agraria, Campesina, Étnica y Popular ante el gobierno, es miembro del Comité Ejecutivo Nacional del Polo Democrático Alternativo, director de la Corporación La Fogata Editorial y vocero nacional del Congreso de los Pueblos.

El día 23 de julio, sobre las 10:30 a.m, Sebastián notó que al salir de la casa de sus padres, una mujer se quedó observándolo detenidamente, sin embargo, continuó su recorrido. Unas cuadras adelante escuchó que alguien lo llamó por su nombre, por lo que volteó su mirada en dirección al origen de la voz y observó a un hombre desconocido, caminando hacia él.

Ante esta situación, nuestro compañero decidió cruzar la calle y entrar a un local comercial, hasta donde fue seguido por el sujeto, quien ingresó al lugar diciéndole que salieran a hablar a un sitio privado, pues quería ayudarle. Ante la negativa de Sebastián, el desconocido le dijo que les colaborara, que se alejara del “camino equivocado” pues él era un joven con mucha proyección. De igual manera le advirtió que en su contra existe un proceso penal que le podía costar 12 años de prisión. Le mencionó a varios de sus familiares y algunos amigos, indicándole cuáles eran las rutinas y actividades de cada uno de ellos.

Finalmente, transcurridos más de 20 minutos, el sujeto le dijo que luego lo buscarían, y le entregó una improvisada tarjeta de presentación personal con un nombre, un número de teléfono y la imagen de una jaula con un ave encerrada.

Luego, el hombre se desplazó a un establecimiento de comercio de propiedad de la familia de Sebastián y abordó a sus padres, trasmitiéndoles información similar a la que suministró al compañero y les advirtió: “él tiene 15 días para decidir sobre la propuesta de colaboración que le hicimos, pues con el nuevo gobierno la situación se pondrá complicada” y sentenció además: “es mejor que no le digan a nadie de esto porque el único que pierde es él”.

El sujeto se presentó como un funcionario estatal, precisando que no era ni policía ni militar y previo a retirarse les dio una tarjeta similar a la que entregó a Sebastian, con un número telefónico distinto.

Estos hechos fueron denunciados ante la Fiscalía General de la Nación el día de hoy. Exhortamos al Estado Colombiano a:

  • Garantizar la vida, la seguridad y el libre ejercicio de los derechos de Sebastián Quiroga Pardo y su familia.
  • Cesar la estigmatización contra el movimiento social, popular y político de CONGRESO DE LOS PUEBLOS.

Hacemos responsable al Estado colombiano de cualquier hecho de violencia, persecución o retaliación que se presente en contra de Sebastián Quiroga Pardo y/o su familia.

Comisión de Derechos Humanos del Congreso de los Pueblos

Comunicado-Denuncia