El grave peligro comunidad Embera del Alto Baudó, Chocó

Más de 2.500 indígenas de 20 comunidades Embera del río Dubasa y subsidiarios, habitantes de Doparé, Soquerre, Piedra Mua, Corodó, Jangadó, Dupurdu, Punto Viejo, Docacina, Pueblo Nuevo, Coñadó, Esevede, Playa Grande, Andeudó, Carrisal, Loma y Villa Miriam, Siorodó han dejado solos sus caseríos  y sus cultivos, viéndose obligados a salir a cabeceras de los ríos  para proteger sus vidas  debido al operativo militar de la Decimoquinta  Brigada del Ejército Nacional de Colombia y los enfrentamientos entre un grupo paramilitar denominado como autodefensas  gaitanistas y  el frente Cimarrón del Ejército de Liberación Nacional ELN.

La situación también se extiende al rio Nauca, donde la situación se torna difícil y las comunidades aún se resisten al desplazamiento.

Las comunidades indígenas y afrodescendientes tenemos derecho a permanecer en nuestros territorios y a desarrollar nuestras formas de vida de manera autónoma. Rechazamos la militarización y el despojo.

Hacemos un llamado:

Al Gobierno Nacional  el respeto de la vida e integridad y derechos humanos de los pueblos indígenas y comunidades negras  del  Baudó.

A la oficina de las Naciones Unidas y Cruz Roja Internacional a acompañar y velar que se respeten las normas del Derecho Internacional Humanitario y los derechos de las comunidades afectadas.

A la Defensoría del Pueblo velar que se respeten los derechos de las comunidades.

A la Iglesia Católica y demás organizaciones religiosas, mediación para que cese el conflicto.

A las organizaciones sociales y defensoras de los derechos Humanos, acompañamiento y visibilización de la difícil situación que viven las comunidades afectadas.

Coordinador Nacional Agrario – CNA Chocó.

Mayo 13 de 2014