En rueda de prensa, cumbre agraria, campesina, étnica y popular ratificó continuar el paro agrario

Bogotá, 7 de mayo de 2014

Según voceros de la Cumbre Agraria cerca de 120.000 personas se encuentran hoy movilizadas en el país.

En rueda de prensa realizada este 7 de mayo en horas de la mañana voceros de la Cumbre Agraria, Étnica y Popular ratificaron su voluntad de seguir y crecer en el Paro Agrario, entendido desde una perspectiva “escalonada, pacífica y contundente”.

Marilen Serna, vocera del Congreso de los Pueblos, Cumbre Agraria, aseguró que desde el pasado 28 de mayo al día de hoy en promedio 38 mil personas de distintas organizaciones campesinas, estudiantiles y sindicales adscritas al Congreso de los Pueblos se vienen movilizando en distintos departamentos del país.

Por su parte, Luis Fernando Arias, Consejero Mayor de la ONIC, dijo que a partir de la fecha se unieron al Paro Agrario, unos 20 mil indígenas en los distintos departamentos del país, quienes exigen, como parte de los acuerdos llevados a cabo en Piendamó, Cauca, producto de la Minga Nacional Indígena y de Resistencia, que se protocolicen los mismos antes del 20 de mayo.

Así mismo, Olga Quintero, de la Mesa de Interlocución Agraria y Marcha Patriótica, aseveró que alrededor de 48 mil campesinos de sus procesos se vienen movilizando en 18 departamentos del país.

Los voceros de la Cumbre mostraron su desconcierto por la actitud del gobierno en las reuniones de acercamiento, actitud que han definido como bipolar, pues, por una parte, da muestras de respeto a la protesta vía decretos, pero por otra, reprime las movilizaciones campesinas, dándoles en muchos casos un trato de guerra.

En este sentido, Marilén Serna expresó que el gobierno nacional, además de no responder efectivamente las demandas de los sectores agrarios, ha venido impidiendo la movilización, pese a que ésta no ha obstaculizado ni bloqueado vías de circulación nacional. En cambio sí, enfatizó la líder campesina, la fuerza pública viene quitando alimentos, ha quemado viviendas y dañado bienes de los manifestantes, ha realizado injustas judicializaciones, empadronamientos y graves ataques contra la población.

El saldo de estas agresiones se traduce hoy en personas intoxicadas, hospitalizadas por graves heridas, así como en la suspensión de las libertades fundamentales de los ciudadanos.

Por lo anterior, la Cumbre Agraria le hizo un llamado a la ONU, para que realice una misión de verificación por la grave situación de derechos humanos que se vive por cuenta de las agresiones de la fuerza pública, más cuanto en los próximos días los niveles de represión pueden aumentar.

Los voceros de la Cumbre fueron enfáticos en expresar que en tanto no se ha avanzado en la implementación de una política agraria que vaya a favor de los campesinos del país, ni se logren avances en los acuerdos y propuestas de los sectores agrarios, el paro continuará, de tal suerte que el plazo de su culminación depende de la voluntad del mismo gobierno.

Equipo de comunicaciones CDP