Es en la calle donde se hacen respetar los acuerdos

El día de hoy se dio inicio al Seminario Político de la Cumbre Agraria, Campesina, Étnica y Popular, con participación de delegados y delegados de los 13 procesos que la integran. La Cumbre Agraria surgió en a raíz del paro agrario del 2013, como un espacio de unidad de organizaciones campesinas, afrocolombianas e indígenas y de movimientos sociales y políticos. Durante el 2014 la Cumbre Agraria convocó y desarrolló un nuevo paro agrario en los meses de abril y mayo, cuyo resultado fue el comienzo de negociaciones con el gobierno nacional de los puntos agrupados en el pliego unitario. 

Para informarnos de los propósitos de este seminario hablamos con Robert Daza, presidente del Coordinador Nacional Agrario y Vocero del Congreso de los Pueblos en la Cumbre Agraria;

 

Pregunta: ¿Cuáles son los objetivos del Seminario Político de la Cumbre Agraria?

Robert Daza: Este seminario es un espacio que evaluará el camino recorrido por la Cumbre Agraria a 1 año de iniciarse las negociaciones con el Gobierno de Juan Manuel Santos, sus avances y limitaciones, al tiempo que haremos una lectura del contexto nacional e internacional. Como Congreso de los Pueblos tenemos una propuesta de fortalecimiento de la Cumbre, que nos permita actuar juntos en defensa de nuestros territorios, estar juntos en la lucha por la paz, haciendo de la Cumbre un espacio al servicio de todo el movimiento social que lucha por la vida digna. 

Pregunta: ¿Qué pasos hay que dar para llegar a esos objetivos?

Robert Daza: La Cumbre agrupa a muchas fuerzas sociales con gran capacidad de movilización, pero deben llegar muchas más. La Cumbre tiene una propuesta de país expresada en el pliego unitario y con el debemos ampliar las alianzas haciendo que lleguen otros sectores como el sindical, el magisterial y los movimientos barriales. La Cumbre es un espacio abierto al conjunto de la sociedad.

Pregunta: ¿Que discute este seminario frente a la negociación con el Gobierno?

Robert Daza: en cuanto a la negociación con el gobierno hay tres escenarios: el primero es la exigencia de concluir con eficiencia y celeridad la negociación de lo que llamamos mínimos, que contemplan los proyectos de fortalecimiento de economías campesinas y étnicas, la cumbre por la paz y las garantías en materia de derechos humanos. En todos los puntos el gobierno ha incumplido los tiempos y en general hay atraso generalizado. Un segundo escenario es la exigencia de negociar los puntos que son fundamentales para el pueblo colombiano y que están en el pliego como son el de economías campesinas y étnicas, lo minero energético, el tema de paz, derechos sociales ente otros. El gobierno ha dilatado esta negociación y la Cumbre exigirá que se cumpla con lo acordado; y un tercer escenario es que la Cumbre exige participación en la discusión sobre políticas públicas que afectan la vida de los colombianos y colombianas, como por ejemplo el Plan Nacional de Desarrollo e iniciativas legislativas o ministeriales que nos afectan directamente. 

La cumbre está en estado de alerta por los constantes incumplimientos y este seminario tiene el propósito de diseñar tareas de movilización para que el gobierno cumpla. En la Cumbre pensamos que es en la calle donde se hacen respetar los acuerdos.