Pliego agrario y minero-energético hacia un país con Paz y Vida Digna

CdPueblos Noticias agosto 23, 2013

 

PLIEGO AGRARIO Y MINERO-ENERGÉTICO PARA AVANZAR HACIA UN PAÍS CON PAZ Y VIDA DIGNA

 

Agosto de 2013

 

 

EXPOSICIÓN DE MOTIVOS

 Para dar pasos concretos hacia el logro de la paz y la democracia, se requieren transformaciones en la estructura económica, política y cultural de la sociedad colombiana, cambios que el pueblo y sus organizaciones han venido exigiendo desde hace décadas y que los sucesivos gobiernos no han escuchado.

 Comprometidos y comprometidas con lograr una sociedad distinta a la injusta y cruel caricatura de nación que nos han impuesto, las niñas, niños, ancianos, hombres y mujeres de los pueblos campesinos, afros e indígenas del Coordinador Nacional Agrario y como parte orgánica del Congreso de los Pueblos, nos hemos movilizado una vez más para exigir cambios, para medir nuevamente la voluntad de paz del gobierno a partir de peticiones concretas, alcanzables, pero sin renunciar a nuestros más preciados horizontes de una Colombia con paz y con vida digna para todos y todas.

 Las miles de gentes del CNA y del Congreso de los Pueblos, acompañados por otros tantos miles de gentes del pueblo, movilizados desde el 19 de agosto de 2013 presentamos al gobierno este pliego que recoge nuestras demandas históricas y nuestros mandatos, elaborados de forma conjunta con otros y otras en nuestros congresos temáticos, en asambleas, consultivos, reuniones y mingas de pensamiento a lo largo y ancho del país.

 

 TIERRAS PARA LOS PUEBLOS QUE LAS TRABAJAN Y LAS CUIDAN

  1. La tierra es garantía de vida de millones de personas de los pueblos campesinos, negros e indígenas. Esta ha sido arrebatada para ser adjudicada a empresarios, terratenientes y megaproyectos extractivos. Los pueblos del campo exigimos la tierra y el territorio para desarrollar nuestra economía campesina y nuestra producción orgánica y autónoma y demandamos:

 

    1. Que el gobierno adjudique los Baldíos al campesinado que carece de tierras y que se atenga a lo planteado en la sentencia C-644 de 2012 de la Corte constitucional.

    2. Que el gobierno declare nulas las compras masivas de tierras que han hecho empresas nacionales y extranjeras violando la ley 160 de 1994.

    3. Que el gobierno deje de perseguir al campesinado por guardar, proteger o intercambiar semillas. Que no aplique las leyes 1032 de 2006 y la 1518 de 2012, y que derogue la resolución 970 del ICA.

    4. Revisión de todos los tratados internacionales de libre comercio, inversiones, propiedad intelectual y servicios firmados por Colombia.

    5. Subsidios temporales a los sectores afectados por los TLC y por la apertura económica, mientras se recupera la producción nacional.

    6. Garantías al ejercicio autónomo y legítimo de las comunidades del campo para ordenar su territorio y definir sus formas de convivencia.

 

  1. PETRÓLEO PARA LA VIDA DIGNA

 

El petróleo no debe seguir siendo el botín de las empresas transnacionales y de los políticos corruptos, mientras el pueblo no tiene energía para vivir. Demandamos:

 

    1. Garantías para una discusión democrática, participativa y decisoria de una Ley orgánica de hidrocarburos, donde las comunidades organizadas, la Unión Sindical Obrera, las centrales obreras, la academia, los alcaldes de municipios petroleros, las organizaciones ambientalistas, los gremios del transporte, socialicen y consensúen este tema como un elemento estratégico para el futuro de los y las colombianas.

    2. Instituir una Comisión conformada por tres representantes de cada uno de estos sectores sociales, quienes autónomamente designaran sus representantes y sesionarán en una Asamblea Energética Nacional de cara al país.

    3. Reducción del precio de los combustibles en al menos un 50% conforme a las peticiones de los transportadores y otras comunidades, como muestra de buena voluntad.

 

  1. MINERÍA PARA EL BUEN VIVIR

 

La extracción de minerales ha sido entregada a empresas transnacionales que saquean y destruyen la naturaleza, dejando solo miseria para los trabajadores y las comunidades. Reconociendo como legítima la minería ancestral y la pequeña minería de socavón que realizan comunidades desde hace años demandamos:

 

    1. Que el gobierno decrete la Moratoria minera, frenando los proyectos extractivos y revocando los títulos en regiones campesinas, zonas de páramos y nacimientos de agua, reservas forestales y bosques protectores y en territorialidades indígenas y afro.

    2. Que se apoye con inversión social a las comunidades que viven de la minería para que quienes lo deseen hagan una transición a otras formas de producción y de ordenamiento territorial.

 

  1. RECONOCIMIENTO POLÍTICO PARA EL CAMPESINADO Y LOS PUEBLOS NEGROS E INDIGENAS

     

Aunque el gobierno se dice democrático, impone el plan de desarrollo y sus locomotoras, atropellando la vida de las comunidades con megaproyectos que van en contra de nuestras visiones y formas organizativas. Demandamos:

 

    1. Que el gobierno genere consultas campesinas y populares para que el campesinado y el conjunto de la población decidan sobre los proyectos mineros, energéticos, hidroeléctricos y similares.

 

  1. SUSTITUCIÓN AUTÓNOMA Y CONCERTADA DE CULTIVOS DE USO ILÍCITO

 

Bajo una doble moral, pues la economía se ha servido del negocio de las drogas, y con el pretexto de combatir el narcotráfico, el gobierno militariza y escala el conflicto en amplias regiones, al tiempo que destruye con las fumigaciones cultivos de pancoger, generando crisis alimentaria a los pueblos del campo y la ciudad. En ese sentido demandamos:

 

5.1 Que el gobierno concerte con las comunidades procedimientos, tiempos y mecanismos para realizar una sustitución de los cultivos de uso ilícito, por cultivos alimentarios, desarrollando política pública, inversión social y motivando las economías regionales de acuerdo a los planes de vida y planes de desarrollo alternativo planteados hace años por los habitantes del campo.