[Comunicado] Pronunciamiento sobre la crisis de la educación superior

Desde el Congreso de los Pueblos alentamos y respaldamos la rebeldía e irreverencia juvenil, la resistencia, movilización y lucha de los estudiantes, trabajadores, sectores medios y populares, en la perspectiva de construcción de la nación.

 

Pronunciamiento sobre Crisis de la Educación Superior

 

Noviembre 08 de 2018

 

La actual situación de la educación pública en Colombia, tanto universitaria, llamada “superior”, como la básica y media tiene unos antecedentes estructurales e históricos en la política privatizadora y mercantilista, es decir neoliberal, instaurada en nuestro país junto con la Constitución garantista de 1991.

Hacia en el año 2011 las y los estudiantes se organizaban y lograron agruparse en torno a la Mesa Amplia Nacional Estudiantil (MANE) y se dieron a la tarea de construir una Propuesta Alternativa de Educación Superior que después de masivas movilizaciones estudiantiles obligaron al Gobierno Nacional a retirar el proyecto de Reforma a la Ley 30 del Congreso de la República; recientemente, un espontaneo y efectivo movimiento de movilización estudiantil, la UNEES (Unión Nacional de Estudiantes de la Educación Superior), confronta esa política y la crisis de ese modelo educativo y su financiación que nuevamente son los argumentos más certeros para volver a las calles, a protestar y exigir el derecho fundamental a la educación pública, por la defensa de la educación superior, con gratuita y de calidad para miles y miles de jóvenes, afros, campesinos e indígenas, estudiantes, profesores, padres de familia y población en general, toda vez que es, sin duda, un problema de atención e interés nacional.

La situación del sector educativo es un problema, entre otros, que se produce por la política e interés del Estado colombiano y de sus clases hegemónicas para favorecer la rentabilidad de la educación en entidades e instituciones privadas, en detrimento y liquidación de la educación pública universitaria, básica y primaria a todos los niveles.

Lo cierto es que el movimiento universitario concreta las exigencias en un pliego de 10 puntos, que se centran en solucionar las peticiones de los estudiantes, en el déficit acumulado de 18 billones de pesos, como parte de los problemas estructurales de la educación superior. La movilización de los estudiantes, cuyo objetivo principal apunta a conseguir esa financiación que garantice el funcionamiento de la universidad pública en condiciones dignas, ha afectado e impactado al gobierno del presidente Iván Duque, vocero del Centro Democrático y del uribismo.

Llamamos entonces a acompañar y apoyar la justa movilización estudiantil y su exigencia por la financiación de la educación superior, que garantice condiciones de sostenibilidad y dignidad. A estar pendiente y presionar para que funcione la mesa de diálogo para la construcción de acuerdos y soluciones que permitan resolver la situación actual de la Educación Superior.

A la vez consideramos, que la lucha por la educación puede ser uno de los ejes de común acuerdo, junto con los derechos humanos y la paz, como procesos articuladores al confrontar el sistema y el régimen para avivar la movilización, contra la reforma tributaria y la afectación de la canasta familiar a través del aumento y la imposición del IVA, en defensa de la educación pública, gratuita y de calidad, por la construcción de la Paz y la defensa de condiciones y posibilidades reales para una pensión digna.

Finalmente, y contrario al Estado neoliberal, privatizador, corrupto, estigmatizador y voraz, desde el Congreso de los Pueblos alentamos y respaldamos la rebeldía e irreverencia juvenil, la resistencia, movilización y lucha de los estudiantes, trabajadores, sectores medios y populares, en la perspectiva de construcción de la nación, antipatriarcal, anticapitalista, libre, soberana y por una vida digna.

Congreso de los Pueblos

 

Ver Comunicado