Reunión de la Cumbre son Santos: estuvo el candidato y no el presidente

El pasado viernes 11 de abril se llevó a acabo la reunión entre el Equipo de Voceros de la Cumbre Agraria, Campesina, Étnica y Popular y la presidencia de la República en cabeza de Juan Manuel Santos y varios de sus ministros. La reunión también estuvo acompañada por Iván Cepeda, Francisco de Roux, Piedad Córdoba, Fabricio Hochschild del PNUD y Ernesto Samper.

Para las organizaciones de Cumbre el objetivo era volver a presentar el Pliego Unitario y notificar de la realización del Paro Nacional, acordado el 16 de marzo pasado.

La respuesta de Santos frente al pliego fue dilatoria, ninguna salida a las justas demandas ahí planteadas, más allá de reconocer que era un pliego profundo, aunque después de varias rondas de intervenciones acepta instalar la Mesa Única Nacional.

Debemos decir, sin embargo, que la instalación de la Mesa no es una concesión de Santos, sino un triunfo de la fuerza campesina, étnica y popular, que se ha venido movilizando desde el año pasado y que se ratificó en la fuerzas de la Cumbre.

El resto de la reunión transcurrió en una serie de discursos en marco de la campaña de Juan Manuel Santos a la reelección, dejando ver su poca voluntad de negociar el pliego y abordar de cara al país los debates sobre tierras, derechos sociales, minería y solución política, que están demandando no solo las organizaciones de la Cumbre, sino varias expresiones sociales y políticas. Por eso decimos que en la reunión estuvo más el candidato que el Presidente.

Los voceros y voceras instamos a que la Mesa Única se instale lo más pronto posible para empezar a construir las condiciones y garantías de discusión del Pliego Unitario, pero eso no frena el justo Paro Nacional. Solamente salidas y soluciones concretas a los puntos planteados harán que la gente regrese a sus parcelas, barrios y territorios.

Venimos de la experiencia de los paros y mesas del año anterior, donde el gobierno nuevamente le apuesta al desgaste y a postergar en el tiempo el cumplimiento de lo acordado. Por eso en esta ocasión decimos que no bastan las promesas y menos electorales, exigimos soluciones y cambios. Tampoco aceptamos que se nos diga que el Paro puede afectar los procesos de paz con la insurgencia: la mesa de la Habana  y sus resultados son responsabilidad del Gobierno y sus interlocutores, y tienen sus propias dinámicas.

Salimos fortalecidos de la reunión a convocar el Paro Nacional Agrario y Popular con más ánimo, convencidos y convencidas de la validez de nuestras demandas y propuestas. También a preparar la Mesa Única, la cual se desarrollará simultáneamente con la movilización.

Vocería del Congreso de los Pueblos en la Cumbre Agraria, Campesina, Étnica y Popular
13 de Abril de 2014