[Unidad] Ya derrotamos la Indiferencia ahora Trabajemos por la Unidad

PosElecciones

El Congreso de los Pueblos reitera su disposición a construir una agenda programática en la que nos encontremos desde el trabajo y el diálogo.

 

18 de junio de 2018

 

Una Nueva Esperanza, un Nuevo País

 

Han pasado pocas horas de culminada la disputa electoral que enfrentó a la vieja clase política, corrupta y decrépita y a la Nueva Colombia, la Colombia Humana que empieza a dar pasos gigantes hacia un nuevo país.

En el Congreso de los Pueblos tenemos al tiempo dos sensaciones, que lejos de abrumarnos nos motivan a seguir caminando la palabra y legislar desde abajo, desde los pueblos que se han movilizado con la esperanza de forjar un cambio con la fuerza y alegría, con el trabajo colectivo, unitario y popular para transformar de manera tajante e irreversible las condiciones de las mayorías humildes de Colombia; por un lado está la preocupación de la evidente continuidad del proyecto de guerra y corrupción de la derecha, pero por otro lado tenemos la alegría inmensa de saber que somos muchos y muchas más. Según el pre-conteo publicado hasta ahora por la registraduría somos 8´034.189 colombianos en pie, pidiendo el respeto por la vida, la paz, la defensa del territorio y las autonomías de nuestros pueblos. Seguramente somos muchos más y hay que seguir motivando a la construcción de un país para la vida digna.

El Congreso de los Pueblos reitera su disposición a construir una agenda programática en la que nos encontremos desde el trabajo y el diálogo, para consolidar un bloque popular y democrático, un frente unido o una gran convergencia que nos permita actuar en unidad desde el cuidado reciproco, el respeto de las autonomías de los partidos, movimientos y grupos entre otras diversidades posibles, donde tracemos las agendas de movilización y organización popular y donde sigamos la línea de fortalecer el gobierno propio y el poder popular para plasmar en los territorios y en toda Colombia esos sueños colectivos de país.

Compartimos entonces algunas visiones de lo que consideramos son las prioridades en las estrategias de unidad:

  1. Proyectar la movilización como principal herramienta para nuestro ejercicio político. Es muy importante articular la lucha en el parlamento con las luchas de los pueblos y de esta manera ser oposición activa y viva en toda Colombia.
  2. Organizar y seguir politizando a las comunidades para construir poder popular en nuestro país. El ejercicio desde abajo y asambleario que caracterizó la campaña debe mantenerse y proyectarse en poder popular.
  3. Prepararnos en unidad para el avance regional y local que nos permita ganar los espacios de gobierno en los municipios y departamentos de todo el país.
  4. Defender las conquistas sociales logradas en movilizaciones anteriores y no dejar destruir los avances en los procesos de paz logrados entre las insurgencias y el gobierno.

Las y los jóvenes junto a muchas otras personas fueron el camino de esta gran victoria como pueblo consciente y debemos mantener la creatividad y constancia que nos permita llegar a más territorios y personas con la posibilidad del cambio de la Colombia Humana y para la vida digna.

Hay que continuar sembrando esperanza, tejiendo lazos de articulación social y política, queremos ser gobierno y prepararnos para las elecciones territoriales y así proyectar en cuatro años ese triunfo anhelado.

Ya derrotamos la indiferencia ahora trabajemos por la unidad, por agrandar ese aprendizaje que irradia alegría, armonía, amor y esperanza y que unió a millones de colombianos y colombianas.

 

CONGRESO DE LOS PUEBLOS
Propuesta de país para la vida digna