[XXI Comisión Política] Caminando hacia la asamblea legislativa popular y de los pueblos

Congreso de los Pueblos Noticias septiembre 18, 2018

Las realidades del país en la movilización y la disputa electoral, nos llaman a fortalecer los escenarios de unidad, de movilización y defensa de la vida y el territorio

 

DECLARACIÓN POLÍTICA

Septiembre 16 del 2018

En el marco de la XXI Comisión Política Nacional del Congreso de los Pueblos, desarrollada en la ciudad de Barrancabermeja los días 15 y 16 de septiembre de 2018, nos alimentamos de estas tierras, sus ríos, ciénagas, sus pueblos alegres, luchadores, de resistencias, de sus legados históricos de las luchas obreras, campesinas, ambientales y la resistencia popular que han permitido fortalecer la movilización y la construcción de país desde estas diversidades.

Recibimos un mensaje fraterno, emotivo y esperanzador de nuestro compañero Julián Gil quien se encuentra privado de la libertad por las acciones de un Estado que estigmatiza y persigue a las y los líderes sociales. Desde este espacio les enviamos a Julián, Sara, Tulia y a todas y todos los presos/as políticas/cos un saludo solidario, amoroso y rebelde; aquí y allá seguimos resistiendo, construyendo país y exigiendo su libertad, esperamos tenerles muy pronto fuera de las rejas de la opresión.

Nos ratificamos como una expresión del movimiento social y político con carácter antiimperialista, anticapitalista y antipatriarcal, en vía de construcción de poder popular por una propuesta de país para la Vida Digna. Vamos a consolidar nuestros mandatos de Economía Propia y Arte y Cultura; para fortalecer la lucha ideológica desde una perspectiva estratégica que genere mayor identidad para seguir profundizando la lucha de clases en el país.

Vivimos un periodo de crisis civilizatoria, caracterizado por la prevalencia de formas de explotación capitalista que profundizan la depredación de la naturaleza, la pauperización de las condiciones económicas de grandes sectores de la población mundial que acrecientan la desigualdad social y desconocen las diversas expresiones culturales. Es un periodo que privilegia la acumulación de capital y ganancias a través de la guerra, auspiciada desde los gobiernos de extrema derecha con tendencias fascistas.

En Colombia estamos en un momento político caracterizado por el nuevo gobierno de Iván Duque que continúa con el desarrollo capitalista de sus antecesores, sus políticas son funcionales al modelo de acumulación, su característica es desarrollar un país corporativo al servicio de los sectores económicos que sostienen el modelo neoliberal y además fortalecer los aparatos de guerra expresados en todas sus formas de acción. Vemos con preocupación el déficit fiscal y los altos niveles de corrupción, proyección de explotación de los territorios para fortalecer la economía extractiva, el paquete de reformas (salud, educación, justicia, tributaria, fiscal, entre otras) y privatizaciones en especial la de Ecopetrol vía venta del CENIT que genera el 88% de los ingresos a la empresa de petróleos.

Nos preocupa, y rechazamos la manera como se expresa el Ministro de Defensa Guillermo Botero cuyo origen empresarial lo coloca en función de la defensa de los gremios, sus declaraciones contra la protesta social y las movilizaciones dejan claro que dará un tratamiento militar a la protesta social y sus posturas legitiman la criminalización, la judicialización y los asesinatos de las y los líderes sociales así como de defensores/as de Derechos Humanos ratificando así el genocidio contra las organizaciones y las practicas terroristas del Estado.

En este marco cobra relevancia nuestro repudio a la política intervencionista y un posible golpe contra el legítimo proceso Bolivariano de Venezuela. Denunciamos y rechazamos la injerencia imperialista mundial y sus aliados en el continente, ejemplo de ello son las declaraciones del secretario general de la OEA Luis Almagro en la ciudad de Cúcuta donde deja entrever el interés de ese organismo en una acción de intervención militar, este escenario se suma a el avance de la derecha en Latinoamérica donde están desarrollando políticas para la negación de derechos mediante reformas regresivas, prácticas mafiosas, genocidas y guerreristas contra los pueblos en beneficio del gran capital. Reiteramos nuestra solidaridad al pueblo y gobierno Bolivariano de Venezuela y a los pueblos que resistimos y construimos otro mundo posible.

Las mujeres campesinas, indígenas, jóvenes y feministas que participamos en esta Comisión Política compartimos la necesidad que todos los mandatos sean revisados bajo la lupa de la propuesta antipatriarcal que venimos jalonando desde hace varios años. Es compromiso de todas la regiones, procesos y organizaciones caminar por la construcción de un mandato antipatriarcal para garantizar que nuestras experiencias y agendas de lucha hagan parte de la construcción de país para la Vida Digna.

Ante los incumplimientos y las políticas promovidas por el actual gobierno, se empiezan a generar multitudinarias movilizaciones del sector educativo, la salud, los trabajadores, desde el Congreso de los Pueblos saludamos el PARO ARAUCANO impulsado por el movimiento de masas social y popular del centro oriente de Colombia, nos sumamos a esas voces que exigen el cumplimiento a la deuda social, llamamos al estado Colombiano a respetar el derecho a la protesta y asumir un proceso de diálogo y negociación para dar salidas a las peticiones y exigencias de estas comunidades.

Las realidades del país en la movilización y la disputa electoral, nos llaman a fortalecer los escenarios de unidad, de movilización y defensa de la vida y el territorio, por eso nos comprometemos junto a las organizaciones del campo popular y democrático a promover, dinamizar y construir la Asamblea legislativa popular y de los pueblos “por la unidad, la vida y la paz”, que se llevará a cabo del 9 a al 11 de octubre en la ciudad de Bogotá. Un ejercicio que busca legislar, mandatar y desarrollar articulaciones de las diversas iniciativas de convergencia, hacia la unidad popular y democrática que tenga como base una agenda programática para el ejercicio del poder popular, la movilización y la lucha institucional.

Invitamos al conjunto del movimiento social y popular expresado en las regiones y el país para que nos encontremos a dinamizar esta apuesta estratégica a realizar en octubre en el marco de la semana de la Indignación. Convocamos a nuestras bases y el pueblo colombiano mostrar nuestra indignación y sumarnos el día 12 de octubre, a una jornada nacional de movilización, alegre, masiva, de resistencia, que motive a las expresiones regionales a posicionar sus iniciativas sociales, y su lucha contra las medidas neoliberales del régimen de Duque. La defensa de la vida, la lucha por la paz con transformaciones, la unidad popular y democrática, son nuestra agenda de país para la Vida Digna y la construimos desde y con los movimientos sociales y políticos.

 

CONGRESO DE LOS PUEBLOS

 

Ver Declaración Política