¿Desde cuando se viene caminando la palabra?

*Caminar la palabra*, el lema con el que se identificó el Congreso en su instalación, se configuró años antes del evento inaugural del CP en la ciudad de Bogotá en 2010, como la apuesta nacional de las organizaciones pertenecientes a la Minga de Resistencia Social y Comunitaria, además de otros procesos que en el camino se fueron sumando.

Mandato Indígena y Popular- 2004

En este año se desarrolló la “Minga por la Vida, la Justicia, la Alegría, la Autonomía y la Libertad de los pueblos” en la ciudad de Cali, con la participación de comunidades indígenas y campesinas principalmente. Al evento asistieron cerca de 80.000 personas promulgando lo que se conoce como el “Mandato Indígena y Popular” en septiembre de 2004.

Cumbre de Organizaciones Sociales – 2006

En un contexto de represión y persecución al movimiento social, desde los municipios de sur occidente colombiano, se organizó el espacio, para que junto a estudiantes, campesinos, afro e indígenas denunciaran la arremetida de la fuerza pública en sus territorios.

Minga de Resistencia Social y Comunitaria – 2008

Desde este año, los procesos de trabajadores, afrodecendientes, campesinos, mestizos, indígenas y pobladores urbanos se acercaron a esta forma organizativa que rememora el trabajo colectivo. El objetivo era ganar aliados, y fuerza con la gente, “caminando la palabra por el territorio nacional”.

Instalación del Congreso de los Pueblos – 2010

Con la realización de tulpas de pensamiento, encuentros de experiencias, y mingas de resistencia por todo el territorio, se decide desde la Minga convocar a la realización del Congreso de los Pueblos, como el escenario donde se podrían encontrar tanto los espacios rurales como urbanos para confl uir en una propuesta de país común.

Congreso para la Paz – 2013

En abril del 2013 se instaló en Bogotá el Congreso para la Paz, en un contexto nacional propenso al dialogo. Se llevan a cabo los diálogos de paz entre la insurgencia de las FARC – EP y el gobierno, y los acercamientos con el ELN, lo cual marca una necesidad importante para la sociedad colombiana, su participación en la resolución del conflicto social, cultural, político, económico y armado. El Congreso para la Paz recogió una agenda común de acción de los procesos y organizaciones populares para avanzar en la consecución de la Paz.