Nosotros somos los que le damos la riqueza a este país. Este país nos pertenece. El gobierno tiene que entender que aquí estamos los que queremos el país, no los que se lo roban. Por eso tenemos derecho a vivir y a estar en libertad

Nota de Prensa – Refugio Humanitario 29 Abril

Líderes y lideresas sociales declaran crisis humanitaria ante la comunidad internacional

Cosas históricas suceden por estos días en Bogotá. Líderes y lideresas sociales de todo el país fueron recibidas ayer en las embajadas de Alemania, Francia, España y en la embajada de la Unión Europea. Los voceros y las comunidades que representan aspiran que lo de hoy no sea recordado en unos años como una simple anécdota.

Las organizaciones y procesos sociales pretenden que después de la interlocución, la comunidad internacional perciba y denuncie la crisis humanitaria que atraviesa Colombia; uno de los países más hostiles para esas mujeres y hombres que salvaguardan los territorios y denuncian las violaciones de los derechos humanos. Solo este año han sido asesinados 51 líderes en el país. Marco Antonio Adrada Viana, integrante de la Federación Nacional Sindical Unitaria Agropecuaria (Fensuagro), y quien coordinaba la asistencia de una delegación de Nariño al Refugio Humanitario que se realiza en Bogotá, fue encontrado sin vida el domingo 28 de abril, día en que iniciaron las actividades de este evento.

Los embajadores escucharon a los líderes y lideresas de los diferentes territorios y sectores denunciar la estigmatización, la persecución judicial, la confrontación armada que los pone en riesgo y la militarización de los territorios como única respuesta del Gobierno a las problemáticas sociales.

“Nos felicitaron por estar articulados. Les llamó la atención que no llegaron vocerías por separado. Nunca habían visto que todas las organizaciones llegaran juntas”, anunció uno de los voceros después de la reunión en la embajada francesa. Además, el líder agregó que las organizaciones y procesos quedaron con la tarea de construir un documento colectivo que contenga cifras y un panorama detallado de las problemáticas que componen la crisis.

La visita a las embajadas fueron acciones enmarcadas en el segundo día del refugio humanitario por la vida que concentra miles de personas de todo el país. En la sede de la Unión Europea, una lideresa de la Asociación de Consejos Comunitarios del Norte del Cauca (ACONC) le entregó una pañoleta que simboliza las raíces de su pueblo a Lars Bredal, jefe adjunto de la delegación de la Unión Europea, mientras que un líder histórico del departamento de Arauca, quien manifestó sentirse en riesgo por la persecución estatal, le entregó una carta al funcionario.

“Nosotros somos los que le damos la riqueza a este país. Este país nos pertenece. El gobierno tiene que entender que aquí estamos los que queremos el país, no los que se lo roban. Por eso tenemos derecho a vivir y a estar en libertad”, manifestó otro líder en una de las intervenciones. A pesar de que las organizaciones esperaban compromisos claros y formales de los embajadores, “Bienvenidos y gracias por venir. Admiramos su trabajo pacífico”, fue la diplomática respuesta de Bredal. A pesar de las buenas intenciones de los cuerpos diplomáticos existe una contradicción entre su voluntad de ver respetados los derechos humanos en Colombia y la violación sistemática por parte de sus empresas a la soberanía de las comunidades en sus territorios a través del extractivismo y la subsecuente militarización de los regiones.

El segundo día del refugio humanitario por la vida cerró con una velatón en la Plaza de Bolívar. Hoy, 30 de abril, se realizará en horas de la mañana una Audiencia Pública sobre la implementación de la política pública y los mecanismos de garantías de seguridad para los líderes y lideresas sociales en el Congreso de la República. En la tarde, se llevará a cabo una conferencia sobre el fortalecimiento de mecanismos internacionales de protección también en el Congreso, y un plantón en el bunker de la Fiscalía para rechazar la estigmatización y la judicialización de los hombres y mujeres que más necesita el país, porque “cuando nos convertimos en líderes ya no somos sujetos, somos una comunidad”.